jueves, 4 de junio de 2009

XXII













Cuántas veces, amor, te amé sin verte y tal vez sin recuerdo,
sin reconocer tu mirada, sin mirarte, centaura,
en regiones contrarias, en un mediodía quemante:
eras sólo el aroma de los cereales que amo.

Tal vez te vi, te supuse al pasar levantando una copa
en Angol, a la luz de la luna de Junio,
o eras tú la cintura de aquella guitarra
que toqué en las tinieblas y sonó como el mar desmedido.

Te amé sin que yo lo supiera, y busqué tu memoria.
En las casas vacías entré con linterna a robar tu retrato.
Pero yo ya sabía cómo era. De pronto

mientras ibas conmigo te toqué y se detuvo mi vida:
frente a mis ojos estabas, reinándome, y reinas.
Como hoguera en los bosques el fuego es tu reino.

Pablo Neruda

4 comentarios:

Evangelina Prieto dijo...

Muchas gracias por tu visita...
Me vine de paseo por tu blog y me encontré con un grato ambiente, cálido y bohemio... Me encanta la poesía y la ilustración, seguro volveré por aquí a tomar aire fresco...
Te dejo mi abrazo

Cassandra dijo...

Bellisima selección. Un canto a la magia del amor con rostro escondido.
Como todo en ti, lo admiro.

Besos, miles

EN LA PEQUEÑA CASA DE LA NOCHE dijo...

wow...me ha fascinado tu blog!!
creo que tengo gustos parecidos a los tuyos, Teillier, Nick Cave,lo cual me hace valorar mas tus trabajos graficos...
me voy con una sensacion refrescante...
tatiana.

EN LA PEQUEÑA CASA DE LA NOCHE dijo...

HOLA ... me dio risa ver tu post!! los saludos viajaron de Chilito a chilito...yo vivo en Chile ahora...hasta enero...luego me devuelvo, aunque no se por cuanto tiempo "el futuro es incierto"...bueno si quieres podemos hacer un intercambio de tecnicas...demas que hay muchas cosas que puedo aprender de ti...
tatiana-