martes, 9 de diciembre de 2008

La Portadora








Y si te amo, es porque veo en ti a la Portadora,
La que, sin saberlo, trae la blanca estrella de la mañana,
el anuncio del viaje
A través de días y días trenzados como hebras de lluvia
cuya cabellera, como la tuya, me sigue.
Pues bien sé yo que el cuerpo no es sino una palabra más,
más allá del fatigado aliento nocturno que se mezcla, la rama de
canelo que los sueños agitan tras cada muerte, que nos une,
pues bien sé yo que tú y yo somos sino una palabra más
que terminará de pronunciarse
tras dispensarse una a otra
como los ciegos entre ellos se dispensan el vino, ese sol
que brilla para quienes nunca verán.

Y nuestros días son palabras pronunciadas por otros,
palabras que esconden palabras más grandes.
Por eso te digo tras las pálidas máscaras de estas palabras
y antes de callar para mostrar mi verdadero rostro:
“Toma mi mano, piensa que estamos entre la multitud aturdida
y satisfecha ante las puertas infernales,
y que ante esas puertas, por un momento, llenos de compasión,
aprisionamos amor en nuestras manos
y tal vez nos será dispensado
conservar el recuerdo de una sola palabra amada
y el recuerdo de ese gesto,
lo único nuestro”.

Jorge Teillier

1 comentarios:

Sandra dijo...

Teillier.. que gran cómplice!!!
de versos y de besos...